Home / Reviews / ‘The Walking Dead’ 7×16: un dragón con muchas cabezas

‘The Walking Dead’ 7×16: un dragón con muchas cabezas

[NOTA: 8,5]

‘The Walking Dead’ despide su séptima temporada con ‘The First Day of the Rest of Your Life’ (7×16), un gran capítulo que pone en relieve muchas elementos, tanto buenos como malos. En el lado positivo está su reiterado acierto a la hora de construir las seasons finales, su magnífico control del ritmo, o el partido que son capaces de sacar a los impactos de guión. En el lado negativo está que, una vez más, sentimos que de los 16 episodios que conforman cada temporada casi 10 los pasamos dando vueltas sobre el mismo árbol. Una sensación de pérdida de tiempo a la que se le suma un factor clave al hacer balance de la séptima temporada: Negan es de lejos el peor villano que ha tenido la serie.

Un villano que, más allá de la sangre que mancha sus manos, su único papel esta temporada ha sido enviar secuaces a recolectar mercancías y empujar a Rick a buscar aliados. Un villano que protagonizó las escenas más violentas de toda la serie pero que ha terminado quedándose en prácticamente nada. Con lo bien que llevaron las tramas del Gobernador, construyendo un Woodbury narrativamente incluso más interesante que la prisión en la que se alojaban los nuestros. Todo lo que no ha conseguido Negan esta temporada. A nadie le interesan Los Saladores. A nadie le interesa Negan. Y pese a todo seguirá marcando el camino en la octava temporada.

Siguiendo con el estilo de ‘Something They Need’ (7×15), la season finale nos regala un capítulo magnífico que se aleja por completo de la rimbombancia característica de la serie. Estas dos últimas entregas de la séptima temporada se han centrado en entretener, algo a lo que no nos tienen acostumbrados. Un rediseño en su forma de narrar que resta dramatismo a la psicología de los personajes pero que consigue que el guión vaya solo. Momentos heroicos como la llegada a Alexandria de los luchadores del Reino y de Hilltop justo cuando Negan está a punto de matar a Carl representan una bocanada de aire fresco en los guiones que hacen que recuperemos la ilusión.

Un capítulo que nos ha regalado una reflexión final de Maggie tan potente que en algunos momentos parecía que estábamos viendo el final de serie. Sin duda la despedida que Glenn merecía, la mejor de las que que ha dedicado la serie a todos sus personajes fallecidos. Y es que ‘The First Day of the Rest of Your Life’ se ha atrevido con todo: disparar a Rick, apalear a Michonne, matar a Sasha (y convertirla en zombi), e incluso cambiar de bando a uno de los aliados de Rick. Dwight era la distracción perfecta, pero el verdadero enemigo esta vez eran Jadis y compañía. Magnífica la primera batalla contra Negan, en la que los nuestros comen tierra hasta que Ezekiel y Maggie llegan cual Gandalf con la primera luz del quinto día.

Por fin Alexandria, Hilltop y el Reino se unen no sólo en intención, sino también en formación. Rick, Ezekiel y Maggie son los nuevos líderes de tres comunidades con un objetivo en común: matar a Negan. Lucharán hasta el final, aunque tengan que morir luchando. La heroicidad del capítulo llega a límites tan altos como para regalarnos frases como la de Ezekiel al empezar a disparar a Los Salvadores: “¡Alexandría no caerá, no hoy!”. Ha sido la primera vez que Negan no consigue llevar a cabo uno de sus planes, el punto de inflexión en esta guerra que no ha hecho más que comenzar. Una guerra en la que ya nadie se va a achantar. Ni siquiera Rick duda al amenazar a Negan consciente de que va a matar a su hijo unos segundos después.

‘The First Day of the Rest of Your Life’ ha dado toda la acción que el resto de la séptima temporada no ha dado. Una vez más la serie sufre por su modelo narrativo, en el que cuanto más se alarguen las cosas mejor. Pero me quedo con esta nueva forma de narrar que nos han regalado en los dos últimos capítulos: más atrevida, más distendida, más heroica, más entretenida, más visual, más absorbente. Es momento de que ‘The Walking Dead’ se reinvente. Siete años son demasiados para seguir defendiendo una fórmula que desde el principio no funcionó por completo. Esta temporada la audiencia ha caído a niveles de la tercera temporada, pero aún tendremos que esperar a la octava para saber si esto es un tropezón o es la tónica dominante de la serie a partir de ahora, ir perdiendo seguidores hasta que la cadena decida poner punto y final.

Sobre Alfredo L. Zamora

Periodista madrileño devorador de series de televisión. Creador del blog @cienmegas. Las ficciones británicas son mi debilidad. Cada temporada lucho con los zombis con mis reviews semanales de 'The Walking Dead'.

Un comentario

  1. Vaya por delante que a toro pasado, el capítulo me ha gustado mucho más que cuando lo estaba viendo. Pero es que estoy tan acostumbrada a que siempre sean decepcionantes que ya los veo con desgana. Me ha gustado el doble juego de Dwight y creo que de cara a la octava temporada va a ser una pieza fundamental para la caída de Negan.
    Sabía que las del basurero no eran de fiar siendo además el único grupo en el que no había ningún miembro de Alexandria vigilando.
    La referencia a Gandalf es total y súper acertada. Me ha gustado ver que Ezequiel se han metido de lleno en el papel de libertador, aunque tengo mis dudas acerca de cómo trabajarán este nuevo régimen a tres bandas de cara a la próxima temporada.
    El plan de Sasha y su sacrificio han sido claves y creo que en el fondo ella necesitaba por fin descansar.

    Esperemos que en la temporada que viene nos nos tengan otros 16 capítulos de aquí para allá y resuelvan pronto la trama de Negan.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

Para más información o para saber cómo cambiar la configuración de su navegador puede ver nuestra Política de Cookies. ACEPTAR