Home / Series / ‘Wilfred’, lo ridículo convertido en espectáculo

‘Wilfred’, lo ridículo convertido en espectáculo

La primera vez que oí hablar de ‘Wilfred’ mi incredulidad creció sin control hasta terminar en un estado de burla e intriga que luchaban entre sí sin control.

¿Qué se le ha podido pasar por la cabeza a David Zuckerman para adaptar una serie sobre las conversaciones de un individuo con el perro de su vecina? ¿Por qué el amigo canino es interpretado por un actor de carne y hueso vestido con un ridículo disfraz y con la nariz pintada de negro? ¿De verdad está basada en otra serie australiana que lleva ya dos años conquistando a la audiencia?

Un sinfín de preguntas que se fundían en una sola: ¿Qué puede tener de mágico algo que a priori parece ridículo y de andar por casa pero ha conseguido meter en su reparto a Elijah Wood? Por surte pronto encontré la respuesta. ‘Wilfred’ rompe sin miedo todos los corsés visuales y argumentales que guían a las series del momento, y logra convertir lo ridículo en un auténtico espectáculo.

Cada capítulo es una lección de vida comprimida en 20 minutos. Una reflexión para enfrentarse a los miedos que empequeñecen al ser humano convirtiéndolos en una nimiedad anecdótica. Un viaje hasta lo más profundo del ser humano entre situaciones jocosas y la cruda realidad, robándote carcajadas silenciosamente.

Un Elijah Wood contenido y luchador que consigue que el espectador olvide por completo que tiempo atrás perdió un dedo de su mano izquierda por culpa del anillo único. Un Jason Gann que logra fusionarse con su manoseado disfraz convirtiéndose en ese perro que todo dueño imagina tener. El Álter Ego personificado (o animalizado) y en continua disputa por alzarse victorioso. Las dos caras de una misma moneda.

Un humor agrio, fresco y sutil que juega con la complicada simpleza de un perro personificada enfrentándola a la más pura condición humana de cobardía e inconformismo. Un Elijah Wood correctísimo y brillante en su interpretación que crece hasta límites insospechados con la fuerza de Jason Grann. Una serie que a priori asusta, que tras el piloto descoloca, pero que con el segundo capítulo engancha sin que te hayas dado ni cuenta.

Sobre Alfredo L. Zamora

Periodista madrileño devorador de series de televisión. Creador del blog @cienmegas. Las ficciones británicas son mi debilidad. Cada temporada lucho con los zombis con mis reviews semanales de ‘The Walking Dead’.

2 comentarios

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

Para más información o para saber cómo cambiar la configuración de su navegador puede ver nuestra Política de Cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies