Home / Series / ‘Vicious’ segunda temporada: exquisita puesta a punto
vicious segunda temporada

‘Vicious’ segunda temporada: exquisita puesta a punto

Reino Unido | 2013-2016 | ITV | 2T 6 capítulos de 30 minutos | NOTA: 6,5 ]

‘Vicious’ se ganó la renovación gracias a la pureza teatral de su formato, al peso de sus actores protagonistas (con la consiguiente implicación gay de Ian McKellen y Derek Jacobi) y por atreverse a abordar la homosexualidad en la tercera edad. Elementos que crearon una seña de identidad propia (crítica de la primera temporada) y que fueron capaces de camuflar la pobreza de sus guiones y su todavía inseguro ritmo. Fallos que han sabido corregir sorprendentemente bien en la segunda temporada con un formato teatral menos puro pero mucho más dinámico y sobre todo con un guión lleno de ingenio y humor. Han forzado la cuerda de todos los personajes para llevarlos a su extremo, haciendo que todos sin excepción brillen más que en la pasada temporada y que las situaciones cómicas no se desinflen. Una puesta a punto que no le podía haber sentado mejor.

El primer cambio radical que se ve cuando empieza la segunda temporada de ‘Vicious’ es su variedad de localizaciones. La serie se ha desenganchado de su adicción a las tres paredes del salón de Stuart y Freddie y mejor no le podía haber sentado. Desde la mini casa de Ash a la peculiar clase de baile han logrado dinamizar notablemente el ritmo de los capítulos permitiendo que los guiones se movieran con soltura sin estar encorsetados geográficamente. Las localizaciones han permitido abrir las puertas a la creatividad. Incluso se han atrevido con los exteriores, convirtiendo los paseos de Freddie y Stuart (y el esconderse de la gente a la que se encuentran) en una nueva seña de identidad.

Ritmo y localizaciones que se han fusionado perfectamente con unos guiones ágiles, rápidos e ingeniosos. A diferencia de la primera temporada, ‘Vicious’ logra que la trama no se caiga en los 20 minutos del episodio. Es coherente hasta en los momentos más delirantes y es totalmente compacta. Diálogos con un humor al que se le nota cómodo, que se adapta como un guante a los personajes, y que es capaz de hacer reír con diálogos muy rápidos. Los guiones respiran solos y se disfrutan sin pensar en ellos. El renacer de los guiones ha sido el cambio más importante de la serie, el principal responsable de que haya subido unos cuantos escalones de una temporada a otra.

Si hay algo que no ha fallado nunca ha sido el reparto y la construcción de personajes. Pero aquí también han dado un paso adelante marcando más las personalidades de cada uno y llevándolas a extremos. Algo normal cuando te enfrentas a una segunda temporada con unos personajes que ya conoces y sabes dónde funcionan y dónde no. Incluso se atreven a dar un cambio importante en las vidas de Stuart y Freddie.

La segunda temporada de ‘Vicious’ es una puesta a punto exquisita de los engranajes de la serie. Los nuevos capítulos pulen todos esas irregularidades que hicieron de su primera entrega algo con potencial pero todavía inmaduro. Ojalá muchas series fueran capaces de identificar tan bien sus debilidades. Estupenda temporada. Muy grande la escena final del último capítulo, reflejo de la verdadera esencia de la serie.

Sobre Alfredo L. Zamora

Periodista madrileño devorador de series de televisión. Creador del blog @cienmegas. Las ficciones británicas son mi debilidad. Cada temporada lucho con los zombis con mis reviews semanales de 'The Walking Dead'.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

Para más información o para saber cómo cambiar la configuración de su navegador puede ver nuestra Política de Cookies. ACEPTAR