Home / Reviews / The Walking Dead / Novena temporada The Walking Dead / ‘The Walking Dead’ 9×16: la nieve que ocultó a los zombis

‘The Walking Dead’ 9×16: la nieve que ocultó a los zombis

[NOTA_8] Era previsible que ‘The Storm’ (9×16) pisara el freno respecto a la semana pasada. Dos “bodas rojas” no se pueden tener seguidas. Pero pese a que la season finale haya sido menos impactante que la Feria de los Nuevos Comienzos, el episodio que cierra la novena temporada de ‘The Walking Dead’ ha sido brillante, sobre todo diferente. Sin necesidad de fuegos artificiales para lucirse. Hacía mucho tiempo que la trama no transcurría en invierno. Y quizá nunca ha transcurrido en un invierno tan duro. Ver a Daryl matar un zombi con una estalactita de hielo o ver un ataque de zombis que han quedado enterrados en la nieve son giros que demuestran que la serie todavía tiene cosas nuevas que mostrarnos.

La ventisca ha sido tan protagonista como el resto de personajes. Crean una atmósfera envolvente que juega en contra de los protagonistas y que nos mantiene en tensión constantemente. Las cosas han cambiado mucho de un episodio a otro. El Reino ha caído. Sus habitantes tienen que irse a Hilltop para poder sobrevivir. Lo hacen con una ventisca pisándoles los talones con el riesgo de quedarse aislados por el camino (en el Santuario, que es donde hacen parada al no poder llegar a la estación e paso) y no poder sobrevivir al invierno. Una expedición en la que se verán obligados a cruzar el territorio de Alpha y compañía.

LOS SUSURRADORES

Es brillante cómo juegan con los Susurradores en este capítulo. Sin salir en ningún momento (salvo la breve escena final) los tenemos muy presentes. Sentimos su aliento y sus ojos observándonos entre los árboles. Tememos constantemente que los supervivientes del Reino no lleguen a Hilltop y que sus cabezas acaben empaladas. Un temor que es aún más grande cuando en el grupo tenemos a Daryl, Michonne, Carol y Ezekiel. Si hubiera un ataque uno de esos cuatro tendría que caer y no queremos que caiga ninguno. Una tensión invisible con la que juegan de maravilla, rematando con esa escena de Alpha y Beta lejos de su territorio preparándose para lo que vendrá.

Esta temporada ha conseguido algo que le costaba mucho a ‘The Walking Dead’: no quemar a sus villanos. Los Susurradores han sido protagonistas de esta segunda mitad de temporada, pero los hemos ido conociendo de una forma tan paulatina y tan bien ideada que seguimos queriendo ver más. Lydia ha jugado un papel clave en esta presentación, un personaje del que dudamos al principio pero que ha acabado siendo nuestros ojos para juzgar a Alpha y compañía. Por cierto, maravilloso todo lo que pasa en este episodio con Lydia, ese primer intento de suicidio y esa súplica a Carol para que acabe con su vida.

Por mucho que le hayan abierto sus puertas, Lydia no se siente parte del Reino, ni de Hilltop, ni de Alejandría. Se siente juzgada y en cierto modo rechazada. Algo que es aún más grave cuando ella misma se juzga constantemente por ser la culpable de la muerte de Henry. No es capaz de hacer frente a su situación y opta por la vía más drástica, aunque le falta el valor para hacerla realidad. Un drama vital que Carol ha vivido en muchas ocasiones de forma idéntica, echándose muertes a sus espaldas sin poder conciliar el sueño por ello. Todo un acierto haber unido los caminos de estos dos personajes.

NEGAN Y EL FUTURO

Nunca pensé que fueran a ser capaces de que Negan volviera a ser interesante, pero lo han conseguido. Lo han hecho olvidándose de él y dándonos raciones suyas pequeñas pero importantes. Apuntalando un cambio que ha culminado con su huida para rescatar a Judith. Una huida en la que no ha dudado ni un momento. El villano siempre ha tenido un vínculo extraño con los hijos de Rick, en este caso incluso especial, ella ha sido la única que se ha fiado de él desde que le encerraron. Cobra aún más valor cuando Judtih es el único recuerdo de Rick que nos queda en la serie. Están construyendo mucho mejor a Judith de lo que hicieron con Carl.

‘The Storm’ a final ha sido un capítulo de cambios para el futuro. Vemos a una Michonne más cercana a Negan. Nace lo que han calificado de guasa como “Kingtop”, los refugiados que llegan a Hilltop pero que realmente no pierden la esperanza de algún día volver a su reinado. Los caminos de Carol y Ezekiel se separan, el invierno ha terminado con el cuento de hadas que una vez vivieron. Daryl sigue sin encontrar su sitio, pero tiene claro que no quiere irse. Maggie vuelve a ser nombrada, Hilltop la necesita y cada vez entienden menos por qué les ha dejado solos.

Pero la promesa más importante es esa señal que capta la radio al final del episodio: “Hago un llamamiento a quien escuche, ¿hay alguien ahí?”. Señal que viene de otra comunidad pero aún no sabemos nada más de ella, tendremos que esperar a la décima temporada para conocerla. Los que han leído los cómics ya tienen sus teorías, el resto tendremos que esperar. Cerramos una de las mejores temporadas de ‘The Walking Dead’, quizá sólo comparable con la tercera, incluso habiendo tenido que enfrentarse a la pérdida de su protagonista. Esperemos que esto siga así, porque esta nueva cara de ‘The Walking Dead’ no podía gustarme más. Bravo. Nos leemos en la décima temporada.

Sobre Alfredo L. Zamora

Alfredo L. Zamora
Periodista madrileño devorador de series de televisión. Las ficciones británicas son mi debilidad. Creador de #CienMegas. Hago reviews semanales de #TheWalkingDead. Hablo de series en la radio en el programa 'Pasaba Por Aquí' (CMM) todos los lunes a las 22.30 horas.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

doce + trece =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

Para más información o para saber cómo cambiar la configuración de su navegador puede ver nuestra Política de Cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies