Home / Series / ‘The Sinner’ segunda temporada: El monstruo que perturba el sueño

‘The Sinner’ segunda temporada: El monstruo que perturba el sueño

[ USA | 2018 | USA Network | 8 capítulos de 45 min | NOTA: 7,75 ]

La segunda temporada de ‘The Sinner’ es más sencilla que la primera, es más comercial y también menos loca. Pero pese a ello la he disfrutado más que la anterior, que en mi recuerdo ha quedado como una historia algo irregular que da momentos brillantes en una entrega que va con cautela para guardarse todo para el final. La segunda temporada me ha resultado más regular. Mantiene la misma marcha pausada de principio a fin, sin dejar de avanzar la historia y dando verdades al espectador en cada capítulo. Una historia con elementos incomprensibles (que llegas a pensar que pueden ser sobrenaturales) que te mantienen dentro de la historia sin remedio. Sin olvidarnos que su protagonista es un niño de 14 años que encarna de forma soberbia a su personaje.

La narración es mucho más convencional que la de la primera temporada, pero sigue conservando elementos clave de ‘The Sinner’, como arrancar con un inesperado asesinato (vale, te lo esperas un poquito porque has visto la temporada anterior, que si no…). Aunque es mucho más directa, la forma en la que narra esta temporada me recuerda a ‘El Visitante’, porque se para a saborear cada paso adelante que da el guion sin mirar atrás en ningún momento. La serie de HBO es más lenta que esta temporada de ‘The Sinner’, pero las dos crean un universo que por mucha claridad que tenga no deja de resultar oscuro al espectador.

[Spoilers a partir de aquí]

LA TRAMA

Un niño de once años ha asesinado a sus padres sin motivo aparente. El personaje de Julian es brutal, cómo pasamos de verle como un asesino despiadado a acabar empatizando con él según Harry va descubriendo más sobre su vida. El villano acaba cambiando de bando en una historia de lucha en la que el niño realmente es el eslabón más débil de Moshwood. Me ha gustado mucho todo lo que aporta esta comuna a la historia, es realmente la seña de identidad de la temporada. Cómo vamos entrando poco a poco para ir descubriendo que ni siquiera Vera es el verdadero villano de la historia. La relación de Harry con Julian y Vera está muy bien construida, porque aunque la que mantiene con ella es más lenta, van casi en paralelo.

Para conectarnos aún más a Julian y a Vera introducen esos flashbacks para que conozcamos la infancia de Harry y cómo sufrió con su madre. Recuerdos que nos hacen darnos cuenta de que en esta temporada no hay ningún personaje blanco del todo, lo que hace aún más real todo. Harry el nexo de todas las temporadas y no se olvidan de hacer referencias al caso de Cora. No solo como recordatorio para conectar el universo, también para que entendamos cómo afectó esa investigación a la personalidad del Harry que vemos en esta segunda temporada.

EL SECRETO DE MARIN

Aunque llega un punto en el que sospechas cual va a ser el desenlace de la temporada, consiguen durante casi toda la temporada que el espectador no dude de que Marin está muerta. Dudas antes d el padre de Header que plantearte  que siga con vida. Un desenlace muy potente y coherente que consigue cerrar pese a que realmente lo que ha importado en la serie en todo momento ha sido Vera y cómo su vida en Mooshwood ha hecho que Julian sea el niño que conocemos. Por cierto, si os interesan los temas de comunas o sectas religiosas os recomiendo ver ‘The Path’, me encantó. Os dejo aquí mi recomendación (sin spoilers) de la primera temporada.

En la historia de Marin encuentro el punto más débil de la temporada. No tanto por lo que conocemos en los últimos capítulos, sino porque el personaje menos interesante acaba siendo Header y es a través de ella como descubrimos a Marin casi toda la temporada. Es verdad que la verdad no la podíamos descubrir a través de Header, porque ella no la conocía, pero que sea tan insulsa acaba restando importancia a Marin pese a que al final se la clave de todo. Ojo que no sea también intencionado, crear una Header débil en muchos aspectos y poco interesante como personaje para que no prestemos más atención de la que quieren los guionistas.

ASENTANDO EL FORMATO

La segunda temporada de ‘The Sinner’ asienta el formato y define al máximo la esencia de la serie. Demuestra que funciona igual de bien sin ser tan arriesgada como en su primera temporada. Conoce perfectamente el género y por dónde puede moverse para ofrecer que cada temporada sea distinta pero siempre respetando el buen thriller. Define aún más el personaje de Harry, la persona que nos lleva a su lado más inconfesable volviendo a Keller, el pueblo donde creció y donde vivió una de sus experiencias más duras. Una temporada muy disfrutable.

‘The Sinner’ sigue sin ser una de esas series que te dejan con la boca abierta, pero sí es verdad que supera bastante los básicos que yo le pido a un buen thriller criminal. Que sean temporadas tan cortitas y capítulos de 45 minutos hacen su parte, porque un consumo fácil siempre juega a favor de la serie. En este momento estoy viendo la tercera temporada. Me está gustando y ofrece también un concepto diferente a lo anterior. En breve subiré review.  

Sobre Alfredo L. Zamora

Alfredo L. Zamora
Periodista madrileño devorador de series de televisión. Las ficciones británicas son mi debilidad. Creador de #CienMegas. Hago reviews semanales de #TheWalkingDead.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

diez + 19 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

Para más información o para saber cómo cambiar la configuración de su navegador puede ver nuestra Política de Cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies