Home / Series / ‘Taboo’, la oscura venganza del inesperado heredero

‘Taboo’, la oscura venganza del inesperado heredero

[ UK | 2017 | BBC | Miniserie | 8 capítulos de 55 minutos | NOTA: 7,5 ]

‘Taboo’ ha sido uno de los estrenos más esperados de comienzos de 2017. La expectación de esta ficción de la BCC estaba disparada al tener como protagonista y creador de la serie a Tom Hardy. Un interés general cuyo producto final no ha colmado por completo la curiosidad generada. Estamos ante una ficción de factura magnífica y reparto soberbio, a la que le ha terminado viniendo pequeño su propio guión. Una puesta en escena impecable que pedía más riesgo en sus tramas, sobre todo al principio, para haber terminado siendo la serie que las expectativas habían soñado. Pese a todo, estamos ante una historia muy potente, que se atreve a jugar con la magia, que regala dos últimos capítulos magníficos, y que pese a lo que pudiera parecer a priori, es mucho más que Tom Hardy.

Ambientada en 1814, ‘Taboo’ cuenta la historia de James Keziah Delaney, un hombre al que se había dado por muerto en África pero que regresará a Londres para sorpresa de todos. Un hombre completamente cambiado que descubrirá al llegar que su padre ha sido asesinado, lo que le llevará a heredar el negocio familiar. Así se abre una trama de lucha y amenazas en las que el regresado buscará vengar la muerte de su padre mientras defiende los negocios familiares e intenta montar con ellos un imperio. Sus enemigos no están dispuestos a ponérselo fácil y lucharán con uñas y dientes para acabar con ese hombre al que todos creían muerto y que ha regresado para poner en riesgo los planes de mucha gente.

Se abre así una historia que el personaje de Tom Hardy intenta eclipsar, pero en la que se hacen hueco dos féminas dispuestas a robar protagonismo: una prostituta y la incestuosa hermana de Delaney. Esta última interpretada por una magnífica Oona Chaplin. A ellos se une un brillante Jonathan Pryce, el gran villano de esta historia. Un reparto soberbio que se desenvuelve en una ambientación magnífica. La recreación de las calles londinenes de 1814 es realmente minuciosa, construyendo una atmósfera de oscuridad, suciedad y supervivencia que se convierte en su seña de identidad.

Pese a que ‘Taboo’ es bastante entretenida, su guión se mueve en terreno fácil hasta los dos últimos capítulos. Es en esa recta final cuando esta miniserie demuestra de todo lo que es capaz, con dos episodios claustrofóbicos que no te dejan parpadear. Con un final que hace entender que la historia tendrá continuidad y no se quedará en miniserie. El aspecto mágico de la trama es un elemento que está ahí en todo momento pero en el que no profundizan más allá de lo necesario para no dar explicaciones. Es uno de los elementos que más caracterizan al protagonista de la historia, con una masculinidad desbordante y un misterioso plano sobrenatural desconcertante.

‘Taboo’ es una ficción de notable, vendida como miniserie pero con todas las papeletas para tener continuidad, y con una puesta en escena dispuesta a todo. Pero hay que sentarse a verla sin esperar ver un producto perfecto, porque no es así. Le pasa lo mismo que le ocurrió a ‘Jonathan Strange & Mr Norrel’, que consiguió tal perfección visual que el elemento narrativo parece más débil de lo que debiera. Pese a ello ‘Taboo’ es una serie que se disfruta, sobre todo en su recta final.

Sobre Alfredo L. Zamora

Periodista madrileño devorador de series de televisión. Creador del blog @cienmegas. Las ficciones británicas son mi debilidad. Cada temporada lucho con los zombis con mis reviews semanales de 'The Walking Dead'.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

Para más información o para saber cómo cambiar la configuración de su navegador puede ver nuestra Política de Cookies. ACEPTAR