Home / Series / ‘Sex Education’ segunda temporada: la vida es más sencilla de lo que creemos

‘Sex Education’ segunda temporada: la vida es más sencilla de lo que creemos

[ UK | 2019-| Netflix | 8 capítulos de 46-52 min | NOTA: 8,5 ]

Qué segunda temporada tan maravillosa se ha marcado ‘Sex Education’. Me fascina cómo una serie juvenil puede tratar temas tan complejos de una forma sencilla y educativa, llegando a ser extremadamente cruda en ocasiones y sin permitir que el idealismo propio de una ficción de este corte reste fuerza a su mensaje. Es una serie que todo adolescente (y no tan adolescente) debería ver. Más allá de los temas concretos de cada capítulo, la serie defiende una filosofía de vida que debería estar más extendida: la vida es mucho más sencilla de lo que creemos, si la complicamos es porque queremos.

La segunda temporada de ‘Sex Education’ ahonda en esto. Defiende que en la vida todo se puede solucionar hablando, que si no compartimos lo que nos pasa no se podrá resolver. Defiende que los miedos no sirven para nada, y que aunque los tengamos no hay que avergonzarse de ellos porque todo el mundo tiene miedos. “Si no estás listo para hablarlo con tu novio tampoco (estás listo) para tener su polla en tu culo”. Esta frase de Rahim refleja a la perfección la esencia de la temporada.

EL DIÁLOGO

Los ocho capítulos de la segunda temporada defienden el diálogo en cada una de sus tramas. Nos dejan bien claro que en silencio y encerrados en nuestro cascarón las cosas no sólo no se resuelven, sino que además crecen y crean monstruos irreductibles. Hablemos. No hay que sentir vergüenza por lo que sintamos, por lo que nos guste, o por lo que temamos. Porque absolutamente todos somos imperfectos y necesitar ayuda no es reflejo de debilidad, todo lo contrario.

Son tantas las tramas en las que se ha defendido esta idea que es difícil recopilar todas. El fatídico dedo de Otis a Ola en el que ella no se atreve a decirle que ha sido un fracaso. Jackson lesionándose por no atreverse a decir a sus madres que no quiere seguir nadando. Meave sin atreverse a decir a Otis lo que realmente siente por él. Maureen temerosa de pedir a su marido lo que le falta (sexualmente hablando). Aimee quitando importancia a lo que le había ocurrido en el autobús. Y se me quedan muchísimos más en el tintero.

RAHIM

Durante toda la temporada Rahim ha sido el corazón de este mensaje. Ha sido el único personaje que ha dicho la verdad en todo momento, una sinceridad que en ocasiones ha incomodado al espectador. No por ser irrespetuoso, que en ningún momento lo es, sino por ser una forma de comportarse muy poco común en las ficciones y en la vida. Un hombre al que desde el principio le gusta Eric y que, con una educación envidiable, va directo hacia lo que le gusta. Siendo sincero en todo momento y mostrándose él mismo tal cual es, sin máscara ni careta alguna.

Porque de nada sirve vender una imagen de ti que no es real. Rahim lo da todo por Eric y pese a llegar de nuevas se convierte en uno de los mejores personajes de la temporada. Pero la vida no es perfecta y Rahim se va con las manos vacías porque el sentimentalismo televisivo hace que Eric se vaya con Adam, pese a que el nuevo sea un hombre perfecto. No nos gusta la perfección precisamente por eso, porque todos somos imperfectos y eso es lo que nos hace humanos. Me ha encantado el personaje de Rahim y lo que supone para el universo de la serie, aunque mis dos tramas favoritas siguen siendo las de Adam y la de Jackson.

ADAM Y JACKSON

Las historias estos dos jóvenes critican esas familias que quieren que sus hijos vivan la vida que ellos quieren. Ya sea porque es lo que les hubiera gustado llegar a ser ellos mismos (Jackson con su madre) o por autoridad clasista anclada en un pasado absurdo incluso para el recuerdo (Adam con su padre). Dos historias que analizadas con los ojos de 2020 en muchas ocasiones ponen la piel de gallina, pero que por desgracia siguen existiendo en nuestro mundo.

El caso de Jackson es quizá de los más comunes, el que un padre ponga sobre su hijo la presión de sus propias frustraciones. Cuando se lesiona me quedé sin palabras. El temor que puede tener un chaval para preferir el dolor físico a enfrentarse a sus madres. Pero me ha parecido maravillosa su evolución esta temporada, sobre todo por su historia con Viv, un personaje maravilloso que ha permitido a Adam ser él mismo, sin miedo a ser juzgado. Se crea un bromance muy prometedor. Me he reído mucho con la trama de Viv y su intento de camelarse a su compañero de instituto.

El caso de Adam es diferente. Pese a haber sido un matón durante su juventud, esconde dentro un adolescente falto de cariño que nunca ha podido decidir nada en su vida. Su encuentro con Eric encendió una cerilla en su interior y vio cosas que ni siquiera él sabía que existían. Encontrarse a uno mismo y aceptarse no es fácil, más aún cuando tienes un padre que rechaza todo lo que se salga de lo que lo que él considera como “normal”. Esta temporada va saliendo muy lentamente de su cascarón, con muchos miedos pero deseoso de saber quién es él realmente. Esa escena final dado de la mano con Eric, pese a ser muy fantasiosa, es importantísima para su personaje.

MAUREEN Y JEAN

Parte del éxito de la evolución de Adam es gracias a su madre. No tanto porque le ayude, sino porque Maureen dinamita un matrimonio que realmente era la mayor represión de Adam. La trama de Maureen me parece brutal, otro secundario que ha hecho de esta temporada una historia magníficamente coral. Pasa de ser el personaje más reprimido de la serie al más liberado. También es verdad que su represión era por elección y, una vez que abre los ojos, no tiene reparo en romper con todo. Y gran parte del éxito se lo debe a Jean, que es quien le hace ver que merece tener lo que desee y no estar en un matrimonio en el que es infeliz.

Uno de las cosas que más me han gustado de la segunda temporada es que Jean tiene todo el protagonismo que le faltó en la primera. Gillian Anderson es maravillosa. Toda su trama en el instituto es muy buena y su historia con el padre de Ola nos deja grandes momentos. Aunque por encima de todo me quedo con la conversación que tiene con Otis al principio del último episodio. Para enmarcar. Es la primera vez que se sincera como madre ante un Otis que nunca ha valorado lo que tiene. “Como principal responsable en tu vida, siempre recibo lo peor de ti”. Con un broche final de Otis defendiendo a su madre delante de todo el colegio que, pese a ser muy novelesco, me gusta.

OTIS Y MAEVE

Soy consciente de que son los protagonistas, pero ha sido la trama que menos me ha gustado de la temporada. Me gusta mucho más Ola que Maeve. Aunque me alegré de la ruptura con Ola porque ella se merece algo mucho mejor que Otis. Me gusta el personaje de Otis, pero creo que en una serie tan coral acaba siendo el más insulto de todos, el menos definido, el que menos evoluciona cada temporada. Creo que se hace pequeñito al lado del resto de personajes. Me gusta mucho que con tantos momentos épicos e idílicos que tenemos en el último episodio a Otis no le den un momento fácil uniéndole con Maeve.

El personaje de Maeve, pese a haber estado prácticamente separada del resto de personajes toda la temporada, me ha gustado mucho. La historia de su madre es muy dura, entendemos aún más por todo lo que ha pasado Maeve a lo largo de su vida y lo sola que ha estado siempre. Me encanta que sea el personaje más feminista de la temporada, con un mensaje conciso pero realmente sutil. El capítulo del castigo es muy bueno. Aunque quizá lo mejor de Maeve esta temporada es ayudando a Aimee .

AIMEE Y ERIC

Ma parece maravilloso como tratan el abuso con la historia de Aimee, de una forma tan sencilla pero lleno de dramatismo, realismo y denuncia. Cómo se mantiene todo el episodio con Maeve en comisaría diciendo que no es para tanto, que no ha ocurrido nada, para luego llegar a casa y mentir a su madre para irse directa a la ducha y llorar en su cama. De ahí poco a poco los miedos, el recuerdo, la no aceptación pública… Una trama que cierran con uno de los mejores momentos de la temporada: todas las chicas subiendo al autobús con ella y poniéndose en la última fila.

A Eric esta temporada le han comido el protagonismo Adam y Rahim, ha estado entre dos aguas indeciso. Me quedo con dos momentos. Uno es cuando el francés está tirándole los trastos descaradamente y él no se da cuenta porque se valora tan poco que no cree que le pueda gustar a un hombre tan guapo y popular. El otro es cuando su madre le dice que Rahim “No te hace brillar”. El Eric de esta temporada se ha adaptado a lo que le pasaba, más que decidir hacia dónde iba.

LA EMPATÍA

De las cosas que más me gustan de ‘Sex Education’ es que consigue que empatices con todos sus personajes y que llegues a entenderlos a todos, incluso cuando están haciendo cosas reprochables. Que estemos tan conectados con todos hace aún más evidente este mensaje de contar lo que sentimos, porque vemos constantemente situaciones en las que un personaje no se atreve a decir algo que la otra persona está deseando que diga. Somos así de absurdos muchas veces.

Una temporada maravillosa.

¿Por qué vas a cambiar tú por lo que hagan los demás?”

Sobre Alfredo L. Zamora

Alfredo L. Zamora
Periodista madrileño devorador de series de televisión. Las ficciones británicas son mi debilidad. Creador de #CienMegas. Hago reviews semanales de #TheWalkingDead.

Un comentario

  1. Avatar

    ¡Gran review!
    Me encanta la importancia de la comunicación que emana de la temporada pero sin duda, mi momento favorito ya no de la temporada sino de la serie es el momento de sororidad entre las chicas tras el castigo. Nunca se le había dado tanto protagonismo a un sentimiento que nos une tanto.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

3 × cinco =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

Para más información o para saber cómo cambiar la configuración de su navegador puede ver nuestra Política de Cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies