Home / Series / ‘Safe House: The Crow’, el lado comercial del thriller policíaco británico

‘Safe House: The Crow’, el lado comercial del thriller policíaco británico

[ UK | 2015- | ITV | 2T, 4 capítulos de 45 min | NOTA: 6 ]

La segunda temporada de ‘Safe House’, titulada ‘The Crow’, no pule los fallos que en su primera entrega hicieron de la ficción un thriller policíaco británico menor. No los ha corregido quizá porque no quiere hacerlo. La serie busca ser comercial, llegar al mayor público posible, entretener sin demasiados quebraderos de cabeza, con intriga pero sin mucho dramatismo… Una serie criminal descafeinda, olvidable pero entretenida, que se beneficia de su corta duración (cuatro capítulos por temporada) a la hora de reprocharle nada. La audiencia de la segunda temporada se ha resentido bastante, haciendo prever que no vaya a ser renovada.

El principal fallo de ‘Safe House: The Crow’ es que en muchas ocasiones el guión toma el camino de en medio aunque no sea verosímil. Momentos que cuesta creerse, sobre todo cuando estamos en un género que nos tiene acostumbrados a ser extremadamente meticuloso y realista. Esto lo arrastra durante los cuatro capítulos, aunque en esta segunda temporada ha sido más evidente en el arranque de la historia. El desenlace es lo más compacto y donde menos fugas tiene el guión. Pese a su débil guión, la serie entretiene, aunque acaba siendo una historia totalmente olvidable.

La segunda temporada de ‘Safe House’ cuenta la historia de un asesino en serie (conocido como The Crow’) encarcelado por sus macabros crímenes a parejas casadas. El asesino obligaba a los maridos a mirar a sus esposas mientras se llevaba, para luego nunca volver a saber nada de ellas. Tres años después de ser encarcelado, una nueva desaparición revela que el asesino podría estar actuando de nuevo, lo que hace disparar las hipótesis de que The Crow actuaba con un cómplice que ha permanecido en silencio durante estos tres años y ahora ha decidido volver a actuar.

El protagonista de esta historia es Tom Brook, un impulsivo policía retirado que regenta junto con su novia una casa de protección de testigos ubicada en la bella costa del Norte de Gales. Tom participó en la investigación original de los casos y ahora verá cómo se abren viejas heridas en un caso que marcó su trayectoria. Una investigación sobre la sobrevolará constantemente la duda de si años atrás el caso se cerró con la encarcelación de un inocente. Tom intentará detener al asesino por todos los medios posibles.

Como ocurrió con la primera temporada, la fotografía de ‘Safe House: The Crow’ es perfecta. Las localizaciones vuelven a jugar un papel clave en la narración de la historia, dando un empaque al guión que en ocasiones camufla esas debilidades. A esto se le suma una banda sonora muy potente, que supera a la de la primera temporada. Los británicos muy pocas veces fallan en la factura de sus ficciones.

‘Safe House’ es una serie para ver un domingo por la tarde en maratón, de la que no esperar más allá de entretenimiento para pasar el rato. Si te sientas a verla esperando un thriller claustrofóbico te decepcionará.

Sobre Alfredo L. Zamora

Alfredo L. Zamora
Periodista madrileño devorador de series de televisión. Creador de #CienMegas. Las ficciones británicas son mi debilidad. Hago reviews semanales de #TheWalkingDead.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

19 − ocho =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

Para más información o para saber cómo cambiar la configuración de su navegador puede ver nuestra Política de Cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies