Home / Series / Clásicos de Televisión / ‘Pushing Daisies’, el mejor cuento de hadas jamás seriado #ClásicosTV
pushing daisies serie critica

‘Pushing Daisies’, el mejor cuento de hadas jamás seriado #ClásicosTV

[ Estados Unidos | 2007-2009 | ABC | 2 temporadas, 22 capítulos de 42 min| NOTA: 8,9 ]

La calidad de una serie NO es inversamente proporcional a su duración o al éxito de audiencia. Bien lo sabe ‘Pushing Daisies’ (‘Criando Malvas’ en castellano), una de las apuestas más innovadoras de la televisión de los últimos años cuyo camino murió al chocarse contra el muro de la cancelación tras dos temporadas. Una colorista joya televisiva que, pese a haber caído en el saco del olvido, sigue siendo el mejor cuento de hadas jamás seriado. Una ficción que rompe con las reglas clásicas audiovisuales construyendo un producto que tanto narrativamente como visualmente no tiene igual en la pequeña pantalla.

‘Pushing Daisies’ es diferente a todo lo que conocemos, desde el primer plano hasta el último. Una serie que apenas ha sufrido los efectos del paso del tiempo (se estrenó en octubre de 2007) y que aún hoy sigue siendo una apuesta seriéfila segura. Un mundo fantástico para adultos con una trama llena de disparatada imaginación cargada de referencias cinematográficas y artistas invitados. Una serie que hay que ver en algún momento de nuestras vidas.

Pushing daisies ned chuck the pie hole

LA TRAMA

‘Pushing Daisies’ cuenta la historia de Ned, un joven pastelero que posee la habilidad de devolver la vida a los muertos con solo tocarlos. Un don que tiene letra pequeña: si toca a la persona resucitada una segunda vez ésta morirá para siempre. Intentando usar su don con buen fin, Ned empezará a colaborar con Emerson Cod, un investigador privado que se beneficiará del poder de su compañero para resolver los casos: Ned resucitará a las víctimas de asesinato durante un minuto para descubrir quién les quitó la vida.

Pero la resolución de un caso cambiará su vida. Charlotte Chuck Charles, el amor de infancia del pastelero, muere misteriosamente durante un crucero. Ned resucitará a la joven con el pretexto de resolver el caso pero, una vez resucitada, no será capaz de tocarla por segunda vez y perderla para siempre. Así comienza una historia de amor entre dos personas destinadas a compartir sus vidas pero condenadas a no poder tocarse. A la trama se suman las peculiares tías de Chucky (Vivian y Lily Charles) y Olive Snook, la camarera de The Pie Hole (propiedad de Ned) que suspira cada minuto por el apuesto pastelero.

 

pushing daisies vivian lily

SU FACTURA

El marcado estilo visual de ‘Pushing Daisies’ es quizá el elemento más identificativo de la serie. Rejuveneciendo el estilo parisino de ‘Moulin Rouge’, la serie juega con colores muy vivos que acentúan la identidad de cuento. Rojos, verdes y amarillos se reparten para dar vida a unas escenografías cargadas de ingenio. Con un sinfín de movimientos de cámara y con una cuidadísima simetría en las tomas, ‘Pushing Daisies’ construye un producto visualmente perfecto.

Un cuento de hadas capaz de combinar romanticismo, misterio, humor negro, magia y hasta números musicales en una misma trama. Una serie que demuestra que un cuento de hadas se puede convertir en cautivador cuando en él no todo es perfecto. Sorprende lo duras y frívolas que llegan a ser las muertes de cada caso que investigan. Con todos estos elementos consiguen construir un humor con nombre propio en el que cualquier giro, por muy dramático o sensiblero que parezca, puede ser objeto de chufla.

Kristin Chenoweth olive pushing daisies

El lado procedimental de la serie es el que mayor ingenio esconde. No hay casos normales. No se investiga con los métodos clásicos. Todo es fruto de una retorcida imaginación que no deja de sorprender. Impecable construcción de personajes, sobre todo al tratarse de personajes llenos de extravagancias. Y aún mejor el reparto, no hay ni un solo actor en las dos temporadas que no haga justicia al guión.

LA CANCELACIÓN

Creada por la ilimitada mente de Bryan Fuller, ‘Pushing Daisies’ sufrió los devastadores efectos de la huelga de guionistas estadounidenses (temporada 2007-2008) viendo reducida su primera temporada de 22 a solo nueve capítulos. Pese a ello y a los bajos índices de audiencia, ABC la renovó segura de no querer dar carpetazo a una producción de calidad excepcional. Su primera temporada logró doce nominaciones a los Premios Emmy, llevándose finalmente tres estatuillas.

La segunda temporada no mejoró la audiencia y la cadena decidió cancelarla a tan sólo tres capítulos del final. ABC emitiría los tres últimos capítulos (que ya habían sido grabados) meses después de la cancelación. Bryan Fuller ha reconocido en los últimos años que no cierra las puertas a que la serie pueda renacer aunque sea como película. Sea cual sea su futuro, el último capítulo de ‘Pushing Daisies’ pone un punto y aparte en la trama para que, si The Pie Hole nunca vuelve a abrirnos sus puertas, todo el mundo se quede satisfecho.

Sobre Alfredo L. Zamora

Periodista madrileño devorador de series de televisión. Creador del blog @cienmegas. Las ficciones británicas son mi debilidad. Cada temporada lucho con los zombis con mis reviews semanales de 'The Walking Dead'.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

Para más información o para saber cómo cambiar la configuración de su navegador puede ver nuestra Política de Cookies. ACEPTAR