Home / Series / Series europeas / Series británicas / Doctor Who / ‘Doctor Who’ temporada 12: El nacimiento de una nueva era

‘Doctor Who’ temporada 12: El nacimiento de una nueva era


[ UK | 2020 | BBC | 10 capítulo de 50min | NOTA: 8 ]

Pese a que el capítulo de Año Nuevo marcó un punto de inflexión respecto a la correcta (pero pobre) temporada 11 de ‘Doctor Who’, ni los whovians más optimistas podríamos haber imaginado lo que estaba por venir: un TEMPORADÓN. Diez capítulos que no sólo se han reencontrado con el universo clásico de la serie, sino que además se ha atrevido a reinventarlo con un concepto maravilloso: el niño intemporal. La temporada 12 se esfuerza por lograr continuidad entre episodios, recupera la magia que no tuvo en la entrega anterior y pone sobre la mesa el tema principal desde su arranque: el origen de los Señores del Tiempo.

La duodécima temporada de ‘Doctor Who’ no tiene nada que envidiar a las aventuras de regeneraciones anteriores. Una vuelta a la esencia de la serie pero siguiendo siendo diferente. Es muy difícil ser fiel a lo de siempre reinventándose. Grandes historias y personajes que aniquilan las dudas que han existido sobre esta nueva etapa, sobre esta regeneración femenina. Esta temporada ha conseguido que ninguna regeneración anterior mire a la Doctora por encima del hombro. Una vez vista esta temporada se siente que la anterior fue desperdiciada, con la de cosas que tenían por contar. Pero bueno, metámonos de lleno en la temporada.

[Spoilers a partir de aquí]

Que la temporada empiece con un capítulo doble (en la duodécima no tuvimos ninguno) deja claro que las cosas han cambiado. Arrancamos conociendo al Amo regenerado, en una trama trepidante luchando con los Kassavin y moviéndonos entre distintas localizaciones y dimensiones. Una misión que parece poca cosa pero que acaba siendo decisiva en el futuro de la Doctora. El Amo desvelará que los padres fundadores de Gallifrey les mintieron.

“No somos lo que creemos que somos. La existencia de nuestra especie fue construida sobre la mentira del Niño Intertemporal. La verdad está oculta en nuestra memoria”. No solo eso, sino que el Amo ha descubierto esta verdad y ha destruido Gallifrey al sentirse engañado. Llevamos dos capítulos y la serie ha puesto patas arriba todo el universo de ‘Doctor Who’.

EL NIÑO INTEMPORAL

El gran misterio se desarrolla primero en ‘Fugitive of the Judoon’ (12×05), un capitulazo donde descubrimos otra regeneración femenina del Doctor. Encontrarnos con otra Doctora, con su Tardis y todo, es de esos giros que hacen que te explote la cabeza. Ruth, una anónima mujer de Gloucester, es una regeneración anterior de la Doctora que ella no recuerda. Tampoco lo recordaba Ruth, que se había ocultado en la Tierra usando un Arco Camaleón para que nadie (ni siquiera ella misma) supiera su identidad. “Dos Señores del Tiempo no pueden ocupar el mismo espacio al mismo tiempo”. Lo imposible  está ocurriendo. “Una de las dos está equivocada”. O no.

Se nos quedan tantas preguntas en el aire después de este episodio. Las respuestas llegarán en ‘The Timeless Children’ (12×10), en la Matriz de Gallifrey, donde el Amo contará toda la verdad:

El Niño Intemporal (quizá deberíamos decirlo en femenino) es una niña que encontró Tecteun (la primera de los Shobogans, la raza indígena de Gallifrey) a los pies de un portal dimensional. La adoptó y con el tiempo descubrió que tenía la capacidad de regenerarse. Tecteun identificó genéticamente esa capacidad, que usaron para introducirla en las nuevas generaciones. Limitaron las regeneraciones a doce. La niña se convirtió en la base genética para todos los gallifreyanos dentro de la Ciudadela.

Para esta nueva civilización crearon un nombre: Señores el Tiempo. Se creó un mito, que habían sido nacidos para gobernar y por eso tenían esa capacidad (que realmente era inducida). La Doctora es esa niña que encontró Tecteun. Para que no supiera su origen borraron todos sus recuerdos antes de la creación de esta civilización de los Señores del Tiempo. Todo lo que recuerda la Doctora es verdad, pero realmente sus primeros recuerdos no son los primeros de su vida.

MARAVILLOSO. Deducimos que Ruth es una regeneración anterior a la creación de los Señores del Tiempo y por eso no la recuerda. Pero todo lo que rodea a Ruth queda en el tintero para próximas temporadas. Igual que las visiones de esa isla misteriosa, los únicos recuerdos de sus orígenes que no fueron borrados (Tecteun les puso un filtro visual para ocultarlos dentro de la Matriz). Es tan importante lo que descubrimos que supone un cambio total de lo que podíamos preconcebir como futuro de la serie. Se abren caminos que nunca podríamos haber imaginado, incluso la posibilidad de temporadas sobre regeneraciones pasadas.

Es el nacimiento de una nueva era, que cuestiona todo sin invalidar lo que ya conocíamos. Es brillante que el Niño Intemporal sea una niña. No solo no estamos ante la primera regeneración femenina, sino que el primer conocimiento que tenemos ahora de ella es siendo mujer, y durante todos esos años borrados de su memoria ha sido mujer. Cada respuesta que dan abre más preguntas y, sobre todo, más ganas de ver la serie, que rompe los esquemas de lo que concebíamos seguro (narrativamente hablando).

EL CYBERMAN SOLITARIO

Después del Amo, el gran protagonista de la temporada es el Cyberman Solitario (necesito que saquen su Funko YA). Lo primero que sabemos de él es por Jack Harkness en ‘Fugitive of the Judoon’ (12×05): “Cuidado con el Cyberman Solitario, que no le de lo que quiere, cueste lo que cueste”. El regreso de Jack es breve pero grande, de esos momentos en los que te levantas del sofá de la emoción con una sonrisa de oreja a oreja. Todos dábamos por sentado que aparecería en la season finale para ayudar a la Doctora, pero no ha sido así. Espero que vuelva a aparecer. Un buen momento para que vuelva Jack sería en el episodio especial de Año Nuevo para salvar a la Doctora de su prisión.

En ‘The Haunting of Villa Diodati’ (12×08) vemos al Cyberman Solitario. Llamado Ashad, es un cyberman sin acabar. No le han instalado el inhibidor, todavía posee sentimientos humanos. En su ascensión fue rechazado. Se sintió despreciado pero con el tiempo vio que no había sido descartado, sino elegido para rescatar a su raza después de la guerra. Esa gran batalla tenía al cyberium en el centro, pero alguien lo envió a la Tierra para cambiar el futuro y derrotar a los Cyberman.  La Doctora acaba dándoselo (después de sacárselo a Percy Bysshe Shally) para salvar la humanidad. No puede cumplir lo que le pidió Jack.

El cyberium es un mercurio con inteligencia artificial que contiene todo el conocimiento y la historia de los Cybermen. Con él el Cyberman Solitario puede rescatar a su civilización. Uniendo el cyberium con la sabiduría de la Matriz de Gallifrey el Amo quiere lograr la supremacía absoluta. “Señores del Tiempo orgánicos con la capacidad de regenerarse dentro de una cyberarmadura invencible”. Esta pareja de villanos funciona de maravilla. Con cyberium y esa no conversión total consiguen que el Cyberman Solitario sea el mejor personaje de su raza que ha salido nunca en ‘Doctor Who’.

LA DOCTORA

Suelo recopilar en mis análisis lo que hemos descubierto en la temporada sobre la Doctora y el universo whovian. Pero esta vez el Niño Intemporal se lleva todo el peso. Pero sí que descubrimos alguna cosilla más de ella. En el arranque de temporada reconoce que una vez vivió en el desierto durante 123 años. Me encanta sus companions le preguntan dónde va cuando se va de la Tardis durante horas. Algo que parece hacer desde un tiempo atrás. Ella reconoce que vuelve a casa (Gallifrey) buscando al Amo, pero que hasta que los Kassauin no lo liberen de su dimensión es incapaz de dar con él.

Esta temporada la Doctora está mucho más dibujada que en la anterior, también todo lo que le ocurre está lleno de drama y la pone en la cuerda floja constantemente. Empezamos a ver más marcado su carácter, pero aún así es una regeneración que le gusta callar, pensar y actuar más que hablar y compartir sus pensamientos (e incluso sentimientos). Sabemos que quiere a sus companions y que daría la vida con ellos, pero en la distancia, casi como quiere un robot. Y no es porque ella no quiera entregarse más, es que no sabe.

Gran reflejo de ello es ese momento en el que Graham le confiesa su temor al cáncer y ella no es capaz ni de decirle unas palabras de ayuda. Le pide tiempo para saber qué debe decirle y reconoce que sus capacidades sociales no están desarrolladas y está limitada. Eso hace que nosotros tampoco muramos por ella. Claro que la tenemos cariño, pero no logra (ni tampoco lo busca) una empatía sentimental con el espectador.

LOS COMPANIONS

Reconozco que me siguen resultando demasiados los companions, pero también hay que reconocer que han conseguido encontrar una dinámica fluida entre todos y la Doctora. Y lo que es más difícil, conseguir dividir la trama principal en cada episodio para que todos tengan algo que hacer. Eso requiere muchos secundarios episódicos para poder diversificar la trama lo suficiente. Pero funciona. No tienen suficiente tiempo para desarrollarlos como nos tenía acostumbrado ‘Doctor Who, pero llego a pensar que tampoco quieren hacerlo. Su papel es de secundario y como tal no hace falta que nos identifiquemos con ellos.

‘Can you har me?’ (12×07) es el único intento que hay en la temporada de desarrollar a los companions. Nos lleva de vuelta a los hogares de Jaz, Ryan y Graham. Un capítulo que deja en evidencia una cosa: no tienen mucho que contar de ellos y el espectador ya se ha acostumbrado a no conocer más de ellos. Quizá no haga falta más. Porque todo funciona bien sin que tengamos una conexión especial con ninguno de ellos. Es uno de esos puntos que siguen marcando la diferencia con otras temporadas. No hay quien pueda sustituir a Amy Pond o a Rose Tyler, mejor no intentarlo. ‘Doctor Who’ quiere ser diferente y lo está haciendo muy bien.

De los companions me quedo con ese momento al final de ‘Fugitive of the Judoon’ (12×05) en el que Ryan le dice a Jaz que al volver a su casa se ha dado cuenta de que todos siguen igual pero que ellos están cambiando y cuando vuelvan nada será igual. Jaz le recuerda que la Doctora se lo advirtió antes de unirse a ella.

LOS MEJORES CAPÍTULOS

Mis capítulos favoritos son tres. De dos de ellos ya he hablado mucho en el post: ‘The Timeless Children’ (12×10) y ‘Fugitive of the Judoon’ (12×05). El tercero es ‘The Haunting of Villa Diodati’ (12×08), un capítulo de terror visualmente espectacular que juega con nosotros todo el rato. Nos mete en una casa donde la percepción es controlada por un hombre poseído por el cyberium. Me encanta la lucha interna de la Doctora, primero para salvar la vida de Percy Bysshe Shally y después para salvar a la humanidad. Una historia con un referente histórico como es la noche en la que Mary Shelly decidió escribir Frankestein.

El arranque de temporada con ese capítulo doble (‘Spyfall’ 12×01 y 12×01) me encantó. Un capítulo que no para de reinventarse y de llevarnos de un lado a otro descubriendo que la historia que creíamos que era no era así. El episodio en el que conocemos al Amo, aunque no sepamos inicialmente que es él. Y también me quedo con ‘Nikola Tesla’s Night of Terror’ (12×04), y mira que los capítulos estadounidenses no suelen ser de mis favoritos. Pero me ha encantado la trama de éste, cómo reflexionan sobre la ciencia, el ser un visionario, la injusto que es el reconocimiento científico… Una gran trama que identifica mucho a Nikola Tesla con la Doctora, y que critica a Thomas Edison a través de los Skithras, un grupo alienígena que no crean nada, se aprovechan de los demás.

Me han gustado mucho todas las historias, la verdad, pocas veces me convencen casi todas en una temporada. Sin ser mala, la que menos he disfrutado ha sido ‘Orphan 55’ (12×03).


Sobre Alfredo L. Zamora

Alfredo L. Zamora
Periodista madrileño devorador de series de televisión. Las ficciones británicas son mi debilidad. Creador de #CienMegas. Hago reviews semanales de #TheWalkingDead.

2 comentarios

  1. Avatar

    Primera reseña positiva que leo de esta temporada. Aun no puedo verla asi que no puedo opinar, pero los detractores de la Doctora y Chibnal y de esta temporada me estaban llenando de negativismo. Me das esperanza de que se trata de una buena temporada, donde la serie se reinventa, lo cual es bueno… Si no se evoluciona, se corre el riego de morir.
    PD: Espero tus reseñas de las temporadas 4 en adelante <3

    • Alfredo L. Zamora

      La verdad es que ha sido toda una grata sorpresa, cuando la temporada anterior de la Doctora me dejó tan sumamente frío. No he leído críticas de la temporada 12, pero a mi me ha gustado mucho 🙂

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

tres × 5 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

Para más información o para saber cómo cambiar la configuración de su navegador puede ver nuestra Política de Cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies