Home / Series / ‘Cobra’, puñales por la espalda en la política británica

‘Cobra’, puñales por la espalda en la política británica

[ UK | 2020 | Sky | 6 capítulo de 45 min | NOTA: 6 ]

‘Cobra’ tiene un problema de partida: que se promociona como una serie de catástrofes naturales cuando realmente es un drama político. El primer aspecto no funciona, el segundo sí que lo hace. La trama arranca con la amenaza de una tormenta solar que podría dejar al Reino Unido sin suministro eléctrico y sumirla en un caos absoluto. Una situación de crisis que pone a prueba a la clase política que tiene que tomar medidas rápidas que se anticipen a un fenómeno que podría desencadenar un casos social nacional sin precedentes. Para ello crean el equipo ‘COBRA’, compuesto por expertos nacionales en las materias más importantes que requieran mediación urgente.

La serie lleva dos líneas narrativas que se entremezclan constantemente: la política y la social. La primera funciona de maravilla, creando una lucha política despiadada en un momento en el que el país necesita soluciones de urgencia. Los políticos esquivan constantemente los puñales que les lanzan desde la oposición y desde su mismo partido intentando acabar con su carrera política aprovechándose de la situación que están viviendo. Un panorama que por desgracia nos suena mucho a todos y que no dista mucho de la realidad. La parte política funciona de maravilla, sobre todo en el último episodio.

La parte social es la que patina y la que no consiguen que sea creíble en ningún momento. Una pena, porque el planteamiento que hacen de la tormenta solar en el primer episodio está muy bien construido, el problema viene cuando lo empiezan a desarrollar convirtiéndolo en una sublevación social ante una crisis. Ahí resulta vacía, de cartón piedra, inverosímil. No tanto por lo que ocurre sino el cómo está construido y contado. Realmente todos los elementos de esta trama están bien elegidos, los hemos visto y los estamos viendo en la actualidad del día a día, pero resulta demasiado caricaturesco e irreal.

Reconozco que he visto ‘Cobra’ en pleno aislamiento por el coronavirus y la trama social me resultaba más atractiva que si la hubiera visto en una época sin ninguna crisis global como ésta. Pese a ello he sentido que las dos tramas no empastan, pese a que la social justifique la política. ‘Cobra’ ganaría mucho si se centrara solo en la política y lo que ocurriera en su sociedad fuera algo que conociéramos pero que no tuviera que ser una trama transversal de la serie. La serie está renovada por una segunda temporada y, según queda todo en el último episodio, esta nueva entrega podría ser muy buena si asumieran que deben ser un drama político y nada más que eso.

En el último episodio de la temporada sí he sentido que estaba viendo un buen drama británico, el resto acababa siendo algo descafeinado que, pese a ser interesante, no terminaba de encajar todas sus piezas. ‘Cobra’ es una serie muy entretenida, perfecta para ver en maratón, que pese a no ser perfecta ofrece un visionado muy fácil y ameno. La clave de la serie es no verla esperando una trama de catástrofes naturales sino un drama político, así es como se disfruta realmente.

Sobre Alfredo L. Zamora

Alfredo L. Zamora
Periodista madrileño devorador de series de televisión. Las ficciones británicas son mi debilidad. Creador de #CienMegas. Hago reviews semanales de #TheWalkingDead.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

dos + siete =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

Para más información o para saber cómo cambiar la configuración de su navegador puede ver nuestra Política de Cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies