Home / Series / ‘Atrapados’ segunda temporada: mismos ingredientes con distinto envoltorio

‘Atrapados’ segunda temporada: mismos ingredientes con distinto envoltorio

[ Islandia | 2015- | RÚV | 10 capítulos de 45 minutos | NOTA: 7,5 ]

Completa en Movistar+

La segunda temporada de ‘Atrapados’ (‘Trapped’) nos vuelve a trasladar a Siglufjörður, un pequeño municipio en el norte de Islandia que demuestra que no necesita de las nieves y las tormentas para que el ambiente sea gélido, solitario y amenazante. Un nuevo caso que no transcurre en pleno invierno y que no por ello pierde nada de fuerza. El entorno sigue siendo uno de los protagonistas en una investigación en la que la corrupción, la política, los secretos familiares y las relaciones personales mueven los hilos. Una historia que respeta los elementos que funcionaron en la primera temporada, ofreciendo otro caso que atrapa desde el inicio y que juega con la ventaja de no tener que presentar a los personajes.

[Spoilers a partir de aquí]

‘Atrapados’ nos sumerge esta vez en el lado de la sociedad más rural de Islandia, la de los que creen en mitología, la de los pastores y granjeros, esa gente que lucha contra el progreso y el avance tecnológico. Todo arranca cuando un hombre toma como rehén a la ministra de Industria y Economía y se prende fuego junto a ella a las puertas del Parlamento. Andri Ólaffson recibirá el encargo de resolver este controvertido caso que le llevará de vuelta a Siglufjörður, un pueblo aparentemente idílico en el que se esconden muchos secretos. Los planes para la expansión de una central geotérmica tiene a los vecinos enfrentados, quienes comulgan cada vez más con las ideas de un grupo de extrema derecha llamado ‘El martillo de Thor’.

UNA VUELTA DE TUERCA

Un caso que se pega mucho a la actualidad política y social de Europa, en un momento en el que los partidos de extrema derecha están captando cada vez más seguidores en casi todo el continente. La trama también reflexiona sobre la inmigración, los refugiados, las relaciones comerciales, los intereses políticos, la sostenibilidad, el medio ambiente, los malos tratos, el racismo, la homosexualidad… La segunda temporada da una vuelta de tuerca a los temas de la primera temporada logrando extremos y tratándolos de una forma muy realista.

Aunque más allá de las tramas, lo que llama la atención en esta entrega es la ruptura con el invierno más gélido de la Islandia que vimos en la primera temporada. Formulado es disparatado, que un nordic noir reniegue del invierno, pero según avanza la temporada nos damos cuenta de que realmente no lo necesita. El entorno es igual de solitario. Incluso esta temporada tenemos más escenas que transcurren en el campo que en la pasada, en una trama en la que el respeto al medio ambiente entra en juego con la central eléctrica y los vertidos tóxicos.

EL PASADO FAMILIAR

Parte del éxito de ‘Atrapados’ es que todas sus tramas son interesantes y sólidas, pese a que sean callejones sin salida que no van resolver el misterio principal. Teorizas constantemente. Sospechas de todo el mundo. El camino es tan apasionante como el desenlace. Éxito del guion y de sus personajes, que se alejan de las extravagancias a las que nos tiene acostumbrados el género y dentro de la normalidad encuentra las diferencias. Para una serie tan coral como ésta la construcción de personajes es muy importante.

La evolución constante, aunque secundaria, de Ólaffson y de Hinrica es perfecta. Él afrontando su divorcio y la indiferencia de su hija, ella separándose del hombre con el que compartía su vida. Con un golpe final que nadie se esperaba: perder a Ásgeir. Es uno de los momentos más duros de la temporada, pero envuelto de un heroísmo que salva a un personaje que nunca logró salir de la indiferencia. Y se va antes de poder tener esa cena de la que podría haber salido una bonita relación.

Estamos ante el lado más comercial del nordic noir. Tan milimétrico como efectivo, en el que cada elemento tiene un porqué y cada personaje un fin. Una temporada aún más coral que la primera, con temas aún más actuales que se disfruta desde el primer momento. Una entrega muy digna que demuestra que ‘Atrapados’ aún tiene mucho por contar.

Sobre Alfredo L. Zamora

Alfredo L. Zamora
Periodista madrileño devorador de series de televisión. Las ficciones británicas son mi debilidad. Creador de #CienMegas. Hago reviews semanales de #TheWalkingDead.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

3 × 3 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

Para más información o para saber cómo cambiar la configuración de su navegador puede ver nuestra Política de Cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies